Cómo recuperar tus viejos vinilos

Por Sputnik

Introducción.

Cuando apareció el estandar de compresión para cd, a los sibaritas de la buena música nos resultó bastante molesta la gran diferencia del sonido obtenido con el nuevo suporte respecto al sonido que nos ofrecian los cabezales de los antiguos tocadiscos, con sus agujas de diamante, siempre dispuestos a captar cualquier frecuencia, deseada o no, que pudiera salir del surco del vinilo. El standard digital para cd requeria de una discriminación de frecuencias suficiente como para poder guardar 80 minutos de sonido en el espacio físico del cd. Aunque la digitalitzación nos ofrecia la supresión de frecuencias molestas, como los zumbidos de fondo (hiss) características de las cintas de cassette, y los ruiditos de corriente estática y deterioro del soporte (clicks&pops, rumble) característicos del vinilo, con todo el paquete también desaparecian unas gamas de frecuencias que se consideraban "imperceptibles para el oido humano" y que debian sacrificarse también para lograr alojar esos 80 minutos de música. Pero la consideración no era del todo cierta: esas frecuencias, aparentemente imperceptibles, son necesarias para dotar al sonido de un "cuerpo" que en los vinilos permanecía intacto. Con el standard cd, los timbres resultaban más pobres, y esto se hacía patente muy especialmente en los bajos. Con la aparición del Minidisc, el problema aún iba más lejos: Nuevamente se trataba de conseguir un mayor ahorro de espacio, y nuevamente se conseguía mediante la supresión de más y más frecuencias, siempre bajo la excusa de "que son imperceptibles para el oido humano". Ahora se trataba de supresiones tan salvages como esta: "De dos frecuencias idénticas que se producen en un mismo instante (muestra) se suprime aquella que tiene menos intensidad (dbs) sin que el oido humano lo advierta". Así, pues, ¿Qué pasa con los armónicos? por ejemplo. ¿Qué son los armónicos, sinó frecuencias idénticas que se sobreponen? Os imagináis que sucede, por poner un ejemplo, si intentamos copiar un concierto de música coral a formato md? Los timbres se empobrecen más y más, y al final nuestro oído se acostumbra a escuchar las cosas de una manera "light", totalmente acorde con los tiempos que corren, de otro lado.

Copiando alegremente

El problema se agrava a medida que vamos haciendo conversiones entre formatos: Una copia desde un soporte analógico a un md comporta, como hemos visto, una pérdida. Si después pasamos aquel md a cd, se produce una nueva pérdida. Si a continuación, de aquel cd realizamos más copias analógicas (por ejemplo una cinta de cassette, para escuchar en el auto) al sonido, ya empobrecido, le añadimos frecuencias indeseadas (el clasico "zumbido" de las cintas de cassette). El resultado final de un proceso de copias reiteradas puede ser lamentable. Por norma general, podemos decir que cada vez que efectuamos una conversión digital, a partir de un canal analógico, se produce una pérdida de frecuencias necesarias y se añaden otras no deseadas, que después se reprocesan con la nueva digitalitzación. Otro tema son las copias directas dentro de un entorno digital, sin cambios de formato, mediante fibra óptica o por simple transferencia de datos: la copia resultante es idéntica al original: clónica, ...y es el procedimiento más recomendable para copiar originales, por supuesto.

El milagro del mp3

Con la aparición de los formatos de compresión mp3, la novedad ha sido que la compresión no se fundamenta siempre en la supresión de frecuencias "aparentmente imperceptibles", sinó en la forma de codificar los datos. La supresión se limita, básicamente, a aquellas frecuencias del espectro que verdaderamente no existen, o sea que su valor efectivo es igual a 0, y no aquellas que existen por debajo de 0 dbs, que son las que suprimían los standards cd y md. La compresión en mp3 aun responde a un modelo de discriminación "psicoacústico", o sea basado en suprimir lo que el oido no percibe, pero el modelo en si ha evolucionado bastante y ahora quizás se ajusta mejor a un sonido realmente rico en matices. Otros formatos más modernos, como el Monkey Audio o el OGG Vorbis ya ahan eliminado por completo los modelos psicoacústicos. La pérdida de datos no revierte en una perdida de calidad.

En el caso del mp3 más extendido, la compresión a 128 kbps, el número de bits necesarios para representar un mismo muestreo disminuye ostensiblemente (prácticamente de 10 a 1) pero la información del muestreo queda bastante intacta en aquello que nos interesa (aquellas frecuencias discretas que tanto enriquecen la música) dependiendo siempre del nivel de calidad que utilizemos en el momento de codificar el archivo de audio (bitrate/kbps). La simple possibilidad de elegir los parámetros de codificación es, de por si, un paso adelante respecto a los standards cd y md, que ejecutan por norma el muestreo a 44100 Hz y 16 bits de resolución. Esto nos permite valorar la conjugación más adecuada que buscamos entre la calidad del sonido y las dimensiones del archivo mp3 que pretendemos crear. Para codificar música con calidad "fm" habitualmente se trabaja a 44100 Hz y 128 Kbps, pero es posible codificar en magnitudes superiores, hasta llegar a lo que llamamos "calidad cd". De momento, el único punto débil del mp3 respecto a sus precedentes cd y md está en la velocidad de codificación: Mientras los standards antiguos lo pueden hacer directamente y en tiempo real, el mp3 aún requiere una renderización posterior a la digitalitzación, generalmente a partir de un archivo wav.

Este pequeño tributo que aún tenemos que pagar queda compensado con creces por la posibilidad de obtener un muestreo de frecuencias mucho más rico y flexible con unas dimensiones en bits muy inferiores a las del cd y el md, ...y la reducción de volúmenes de datos aún no se ha acabado: Discretamente ya se habla de encoders en mp4 para un futuro inmediato. Recordemos que el número que sucede a las siglas mp se refiere al grado de compresión del standard originario mpeg. Si el mpg quedó establecido como uno de los standards más utilitzados en la compresión de imágen y sonido conjuntamente, en cambio no está tan claro que el standard mp3 quede establecido definitivamente para la compresión de audio sólo: aún es posible ir más allá con las condiciones tecnológicas que hoy dia tenemos al alcance. Por contra, conseguir un mayor grado de compresión en imagen parece que será, de momento, bastante más complicado. El mp4 incorpora una nueva capa (layer) esa cuarta capa permite la inclusión de más funcionalidades a la propia música, como imágenes, textos, reproductores autoejecutables desde el mismo archivo (ya no se requiere el clásico Winamp para escuchar un mp4)

Que no se pierda aquel sonido.

Sea como sea, y con independencia de lo que nos depare un futuro próximo, ahora el estándard mp3 nos permite dar un paso atrás en el tiempo para recuperar un sonido que habíamos perdido con la irrupción del cd. Aquí es donde yo quería llegar! Ahora tenemos la posibilidad de codificar directamente en mp3 el sonido de los vinilos desde nuestro propio ordenador, de forma casera pero dentro de unos parámetros de trabajo absolutamente profesionales. Aunque grandes milagros tampoco vamos a poder hacer. Lo digital será siempre lo digital, y nunca conseguirá la misma riqueza que lo analógico. Digamos que lo analógico es lo natural. El sonido se propaga de una forma afín a lo analógico. Lo digital es un artificio humano, una representación de ondas mediante dígitos: 0 y 1.

Pues bien, para digitalizar el sonido analógico de nuestros vinilos sólo tenemos que grabar el sonido en nuestro PC. Programas como Cool Edit Pro, de Syntrillium Software Corporation, nos permiten trabajar cómodamente con archivos wav a 16 bits y relojes de 44,1 KHz, que son los que se usan en el entorno profesional. Este material lo podemos editar cómodamente con el hardware que se vende hoy día: procesadores superiores a 400 Mhz, memorias RAM de 128 Kb, un disco duro con 4 o 5 Gb de espacio libre y una targeta de sonido del tipo Sound Blaster 32.

El hardware imprescindible puede ser muy inferior a este. De hecho, con un procesador 486 peleón, 32 Mb de RAM, 1Gb de espacio en el disco duro y una Sound Blaster 16, sería suficiente, aunque necesitaríamos mucho más tiempo y paciencia. En todo caso, y por lo que respecta a la targeta de sonido, es aconsejable trabajar con una Sound Blaster 32 como mínimo. Y en referencia al software, hay muchos otros programas tan válidos como el Cool Edit Pro. Si os hablo del Cool Edit es porque es el que yo utilizo, y porque es el que aun hoy día posee los filtros de Click&Pop mejor logrados, que son la herramienta básica para limpiar el audio que sacaremos de los vinilos. Una vez creados los archivos wav, sólo nos quedará pasarlos a cd-audio y/o a mp3.

Digitalización de vinilos con Cool Edit Pro

¿Cuando podemos codificar un mp3 directamente de nuestros antiguos vinilos?

Muchos podéis pensar que convertir un vinilo a mp3 es una lamentable pérdida de tiempo, al menos con las condiciones tecnológicas actuales. Y en muchos casos podéis tener razón. Yo también estoy de acuerdo: Si te has comprado el cd "Sultans of Swing, the very best of Dire Straits" difícilmente volverás a tener ganas de escuchar temas como "Private investigations" en tu antiguo vinilo. El trabajo de digitalización en este cd ha sido maravilloso. Pero por desgracia eso no sucede con la mayoria de las reediciones en cd de antiguos álbumes que salen al mercado. Siempre es una tentación comprar un cd a precio de oferta de un viejo álbum de nuestro grupo preferido, pero si tu oído aún no está demasiado desquiciado por la cultura del consumo "light", en muchos casos aquel sonido no te satisface, y continuas mirando tu viejo vinilo con nostalgia. Es en este momento cuando vale la pena conectar tu equipo de música al PC y empezar a digitalizar todo lo que salga de la aguja de diamante. Si además aquel vinilo está descatalogado y tienes la certeza de que no se editará nunca en cd, harás un gran servicio a la comunidad internauta si cuelgas los mp3 obtenidos en un servidor, para que todo el mundo se los pueda copiar de forma totalmente legal.

Problemas para copiar un vinilo a mp3

Otra cuestión es el estado físico del vinilo. Puedes encontrarte con vinilos verdaderamente irrecuperables, con los que vale más que no te pelees, porque después de muchas horas de trabajo con el Cool Edit Pro te puedes encontrar con que no hay maneras de sacar un sonido mínimamente decente. Aquí tienes una breve referencia de possibilidades:

Además, es conveniente la reproducción del vinilo "en humedo" mientras grabamos: mezcla en un pulverizador, 3/4 partes de agua y 1/4 parte de alcohol de farmacia, y rocía todo el disco mientras lo reproduces, verás que el "crackle" disminuye muchísimo. Tranquilo que con esto no estropeas el disco. El alcohol de farmacia o el agua del grifo no les hacen ningún daño, lo que es realmente perjudicial son todos esos "líquidos especiales" que venden en las tiendas de discos, aunque parezca una paradoja. Si lo pruebas me lo agradecerás toda la vida, ...y el Cool Edit Pro también, pues te hará una trabajo mucho más acurado y en menos tiempo. Aunque, repito que si el disco está muy castigado, ni con esas vas a conseguir nada. La valoración de cuando vale la pena meterse de lleno en el asunto la tendrás que hacer tu con la experiencia propia que vayas adquiriendo.

Reproducción "en húmedo"

Hay mucha gente que no es partidaria de la reproducción en húmedo. Y tienen sus propias razones. Pero lo que es indiscutible es que le alcohol consigue eliminar todos los ruidos procedentes de corriente estática acumulada en los surcos del vinilo. Por otro lado, el agua proporciona un cauce que suaviza el contacto de la aguja con el surco. Los principales peligros de la reproducción en húmedo son los siguientes:

  1. El alcohol puede disolver la pizca de cola que une el diamante a la aguja, por lo que existe peligro de que se desprenda el diamante. Si la aguja es buena eso no tiene que pasar, pero es un peligro. Estais advertidos.
  2. Si te pasas rociando el vinilo mientras está girando en el plato, existe peligro de que el líquido penetre por las rendijas del plato y dañe los mecanismos. Los platos profesionales normalmente estan debidamente aislados para que eso no suceda, pero nuevamente, si tu plato no es muy bueno, tendrás que ir con mucho cuidado para evitar que el líquido no salga de la superficie del vinilo.

En todo caso, el procedimiento para la reproducción en húmedo es el siguiente: Limpia el vinilo bajo el grifo, con agua y un jabón neutro, de los que se usan para las manos. No lo frotes con ningún paño, pásale tus propios dedos suavemente par que el jabón se lleve el polvo que pueda haber en los surcos. Después de aclarar el jabón, sécalo levemente al aire, para que se vaya el exceso de agua. En todo caso puedes secar totalmente la cara que no vas a reproducir de inmediato, con un paño de fieltro. Nada de gamuzas, de esas que se chupan el agua como una chotacabra. El vinilo necesita un poco de humedad. No conviene que se reseque. Así preparado ya podemos colocar el vinilo en el plato y empezar a reproducir mientras vamos grabando en el PC. Cuando veas que se va evaporando la humedad vuelve a rociarlo levemente para que se vaya manteniendo húmedo.

Y finalmente, cuando acabemos de reproducir, conviene que volvamos a lavar el vinilo bajo el grifo, antes de guardarlo. El motivo es que el alcohol de farmacia contiene aditivos que se quedan en los surcos cuando se evapora el alcohol. Conviene pues eliminarlos antes de volver a guardar el vinilo. A continuación te ofrezco en este artículo un pequeño tutorial donde he intentado comprimir mis experiencias digitalizando vinilos con Cool Edit Pro, para pasarlos después a mp3 o crear tus propios cd-audio con ellos.

Digitalización de vinilos desde Cool Edit Pro.

Como no sé cual es tu nivel de conocimiento del Cool Edit Pro, intentaré expresarme suponiendo que has tenido un contacto inicial con este programa o con cualquier otro editor de sonido (ya que todos se parecen bastante) y que estás trabajando con Windows 95/98 o superior. Si tu dominio es mayor podrás obviar muchas cosas. En ese caso sólo te pido que tengas algo de paciencia, pues pretendo que este texto lo pueda entender cualquiera, sea cual sea su nivel. La primera limitación que podemos tener es que no existe versión en castellano del Cool Edit Pro (que yo sepa) de manera que tendremos que familiarizarnos con la terminología inglesa. Intentaré explicar los tecnicismos más complicados a medida que vayan apareciendo.

1. Adaptando el entorno de trabajo (sólo para usuarios poco experimentados):

Cómo conectar el equipo de música al PC

En primer lugar: El plato NO se conecta directamente al PC. El plato debe estar conectado al equipo de música, y es el amplificador del equipo de música lo que debemos conectar al PC. La ÚNICA conexión correcta es del "line out" (o bien "rec out") del amplificador al "line in" de la targeta de sonido del PC. Siempre conexiones de línea. Nunca conexiones de micro ni phono ni cualquier otra cosa que te encuentres por ahí. No hagas inventos con esto, que ya está todo inventado.

No es correcto:

  1. Conectar la salida de auriculares o de altavoces del amplificador a la targeta de sonido. Si no tienes "line out" ni "rec out" esta podria ser tu única solución. Pero es peligroso: puedes dañar la targeta de sonido. Si te ves obligado a hacerlo, en todo caso utiliza la salida de auriculares (nunca la de altavoces) y conectala al "line-in" de la targeta de sonido. Pero tienes que ser muy riguroso con el control del volumen que envias al PC. debes comenzar con el volumen totalmente a "0" e ir subiendo muy suavemente hasta que la señal que entre al PC sea suficiente, y sobre todo que nunca sea excesiva. Repito que como te pases te vas a tener que comprar una targeta de sonido nueva. Yo ya he avisado.
  2. Conectar directamente el plato a la entrada de micro "mic in" de la targeta de sonido. De ninguna manera se te ocurra hacer esto. Para empezar, a la entrada de micro sólo hay que conectarle micros, que para eso se llama así. Ninguna otra cosa sonará decentemente a través de esa entrada. y en segundo lugar, como ya os he dicho, el plato tiene que pasar por un amplificador. Si lo conectas directamente a la targeta de sonido vas a grabar una miseria de sonido que no te va a servir absolutamente para nada.
  3. Crear bucles entre el equipo de música y el PC: Mucha gente piensa "Mira que bien, le meto sonido desde el Hi-fi (o la minicadena) al PC por el "line in" para poder grabar en el PC, y al mismo tiempo la salida de sonido del PC "line out" se la envio al mismo amplificador, por ejemplo a la toma de Auxiliar, Video o MiniDisc externo, y así puedo escuchar la música del PC a través del Hi-fi." Que gran idea ¿verdad? Pues si haces eso te puedes cargar tu equipo de sonido. Tenlo muy presente. O una cosa u otra, pero las dos a la vez NO. Si conectas el Hi-fi al PC para grabar, desconecta la salida del PC al Hi-fi para escuchar. Y si quieres escuchar el PC a través del Hi-fi, desconecta la conexión para grabar en el PC. Las dos NUNCA pueden estar al mismo tiempo.

Activando la entrada de línea de la tarjeta de sonido para poder grabar en el PC

Los menos experimentados recordad que para recibir sonido de una fuente externa tenemos que abrir el canal correspondiente del "Control de volumen" del Windows, y esto ya lo tendrías que haber hecho antes de empezar. A través de ese control tienes que ajustar el volumen del sonido que le entra al PC: Es muy importante que no se produzca ningún pico de distorsión cuando vayamos a grabar, porqué después ya no tendrá solución y tendremos que volver a grabar. De esto hablaremos enseguida. Pero ahora lo que vamos a hacer es activar la entrada de línea de la tarjeta de sonido, ya que si nunca antes la has usado lo más probable es que esté deshabilitada. Cargamos pues el Control de Volumen de Windows. Si no tienes un acceso directo desde tu escritorio, lo encontrarás en Inicio>Programas>Accesorios>Entrenimiento

Cuando abres el control de volumen te aparecen los controles de "dispositivos de reproducción" Te vas al menú Opciones>Propiedades y allí seleccionas "dispositivos de grabación" (que son los que nos interesan) y de la lista de dispositivos que hay debajo seleccionas com mínimo "Entrada de línea". Al salir de ahí te encuentras que la parrilla de controles ha cambiado, ahora son los controles de los "dispositivos de reproducción", los que tienes a la vista. Ahí tienes que comprobar que el dispositivo "Entrada de línea" está abierto y con su control de volumen levantado. Lo más probable es que ahora lo tengas cerrado o con el volumen a 0. Cuando lo actives podrás grabar lo que te entra por el "line in" de la tarjeta de sonido.

Adaptando el entorno del Cool Edit a nuestras necesidades

Cuando entremos por primera vez al Cool Edit, lo primero que vamos a hacer es adaptar todo el entorno visual a las necesidades de la actividad que llevaremos a cabo. En este caso, queremos digitalizar el sonido que nos llega desde el plato, a través de un amplificador externo, después realizaremos diversas operaciones de filtrado hasta dejar los temas musicales limpitos y flamantes. Pues bien, para hacer todo eso necesitamos ver el entorno de trabajo del Cool Edit Pro de la siguiente manera:

  1. En el menú <View> activad sólo estas opciones: Waveform view / Show Status Bar / Show Level Metters.
  2. En el menú <Options> activad /Show Levels on play & Record / y allí mismo, en el submenú <Toolbars> activad estas opciones: File / Edit / View / Options / Noise Reduction
  3. Además, en el menú <Edit> debemos activar la opción /Enable Undo/ Esto es importante, pues la función Undo (deshacer) nos permite retroceder los pasos que hemos ido realizando en caso de equivocarnos. Si esta opción no la tienes activada te será completamente imposible deshacer los errores que cometas.

Cuando te encuentres cómodo/a con esta configuración, podrás ir quitando o añadiendo lo que más te convenga a través de estos dos menús. La ilustración muestra como queda la pantalla del Cool Edit Pro con muchos más botones activados. Pero si lo ajustas como te acabo de decir verás sólo una hilera de botones En la ilustración tenemos ya cargado un archivo wav que nos aparece en la ventana central: en la parte superior aparece representado el sonido del canal izquierdo del estéreo y en la parte inferior el canal derecho.

cool pro

2. Grabando desde una fuente externa (plato y amplificador externo):

Ahora ya puedes empezar a grabar el sonido externo. Primero haremos una grabación de prueba para ajustar el volumen. Ten en cuenta que cada vinilo tiene su propio volumen, y esta prueba deberás repetirla con cada vinilo para ajustar su propio volumen idóneo de grabación. En el Cool Edit sólo tienes que apretar el botón con el punto rojo que está en la botonera del ángulo inferior izquierdo de la pantalla. Si pones el mouse encima, sin clickar, ya te lo dice: "Record". La primera vez que lo hagas te pedirá que ajustes los parámetros de grabación. La más adecuada es 16 bits a 44100 Khz y estéreo. Una vez lo ajustes todo y elijas "ok", el Cool Edit ya estará grabando; pones en marcha el "tocata" y ya está. Ahora tenemos que ajustar el volumen de entrada para que no se produzca NINGUNA distorsión. Esto lo conseguiremos pinchando los fragmentos del vinilo donde la música adquiere más fuerza y volumen y comprobando en el Cool Edit cual es su nivel de entrada. A tal efecto, el Cool Edit incorpora dos "vu-meters" uno para cada canal del estéreo. Fíjate en la ilustración. Verás que en la parte inferior debajo de las botoneras, hay un banda negra horizontal que va de extremo a extremo de la pantalla, y debajo de ella una graduación numérica. La banda negra es el vu-meter. Cuando entra sonido se llena de color rojo, de izquierda a derecha. Pues bien. El color rojo NUNCA debe llegar al extremo derecho en ninguno de los dos canales. Si un pico de sonido llega el extremo derecho (0 dbs) significa que ha distorsionado. Debes ajustar el control de volumen de Windows de manera que los picos nunca toquen el extremo derecho, pero que se acerquen bastante. En pocas palabras, conviene que el vu-meter se llene de sonido (color rojo) conviene que la señal sea viva y potente, pero es imprescindible que nunca distorsione.

Cuando tengas el volumen así ajustado puedes parar la grabación. no es necesario que guardes el sonido que has grabado, pues sólo era una prueba de volumen. Puedes borrarlo todo y empezar a grabar de nuevo, ahora sí, de forma definitiva. Llevamos la aguja al principio del vinilo ...y adelante. Cuando se acabe el tema musical le damos al "Stop" en la botonera del Cool Edit y guardamos el material (File>save). Otra opción es grabar toda una cara completa, si tenemos espacio suficiente en el disco duro del PC. Una cara entera de vinilo puede llegar a ocupar 400 mb o más incluso. Si hemos grabado una cara completa, esto es 5, 6 o 7 temas musicales de una vez, los iremos guardando por bloques. Seleccionamos el primer tema con un bloque, asegurandonos de que la totalidad del tema queda dentro del bloque, incluso podemos abarcar un poco del final del tema precedente y un poco del inicio del tema siguiente. Luego ya borraremos lo que sobre. Pero ahora lo guardamos así (File>Save selection) y le damos un nombre ("tema 1", por ejemplo) seleccionamos el formato WAV/PCM y pulsamos "OK" Una vez hecho esto vamos a por el siguiente tema: Abrimos otro bloque (los bloques se abren arrastrando con el mouse pulsado desde el principio del bloque y los acabamos soltando el botón del mouse) que abarque totalmente el segundo tema y lo guardamos de igual manera con otro nombre ("tema 2") y así hasta tener guardados todos los temas que hemos grabado. Luego ya podemos borrar la grabación original (File>Close, y cuando nos pida guardarlo le decimos que no)

Se nos queda la pantalla en blanco (o sea, toda negra, je je) y ahora ya podemos cargar el primer tema que hemos guardado para empezar a acondicionarlo (File>Open) Cuando acabemos con el primero lo guardaremos y abriremos el siguiente, hasta acabarlos todos. Luego lo repetiremos todo con la cara B del vinilo, hasta tener la totalidad de los temas musicales limpitos y preparados para disfrutarlos. Cada tema será un archivo WAV. Una buena manera de ir nombrando los temas es por su número de orden + nombre de la canción, aunque otros prefieren incluir además el nombre del artista. Por ejemplo:

"01 - Summertime.wav" o bien "01 - Billie Holiday - Summertime.wav"

"02 - A Fine Romance.wav" o bien "02 - Billie Holiday - A Fine Romance.wav" "03 - Detour Ahead.wav" o bien "03 - Billie Holiday - Detour Ahead.wav" ....etc.

3. Editando el archivo wav.

Ahora vamos a limpiar nuestra grabación, tema por tema. Este es el proceso más complejo y minucioso. Si no has trabajado mucho con él, aquí podrás ver al Cool Edit en acción, con toda su potencia. El proceso se divide en dos partes: 1. Recomponer la pieza en todo lo que sea necesario. 2. Filtrar todo tipo de ruiditos.

3.1. Recomponiendo la pieza.

Se trata de dejar la pieza "coherente", de pies a cabeza. O sea, suprimir los blancos por delante y por detrás, suprimir las repeticiones originadas por una rayada, etc., etc. La forma de editar todo esto consiste en trabajar directamente sobre la onda, que está representada gráficamente en la ventana central, la cual nos muestra por defecto el canal izquierdo del estéreo en la parte superior y el canal derecho en la parte inferior. La onda la puedes editar abriendo bloques, arrastrando el mouse por encima de ella, cortando y empalmando o borrando, mediante las órdenes habituales de windows "copy", "cut", "paste", etc. Si aprietas "play" con un bloque seleccionado oirás sólo el fragmento seleccionado: esto te permite verificar que el trozo seleccionado es verdaderamente lo que quieres borrar, copiar, cortar, mover, etc. Aquí hay que hacer especial referencia al juego de 6 botones que tienes en la esquina inferior-izquierda de la pantalla (mira la ilustración más abajo) justo al lado de la botonera de control: son los zooms, que nos permiten ver la representación gráfica de la onda en diversas escalas.

zooms

Cuando el Cool Edit ha acabado de grabar te enseña la totalidad del tema musical encajado en la ventana, pero esta escala te puede resultar demasiado pequeña para editar. Según el tipo de actividad que vayas a realizar en cada momento, tendrás que ir ampliando o reduciendo esta escala para poder trabajar adecuadamente. No profundizaré más en el funcionamiento general del Cool Edit Pro, porque esto no es un manual para este programa. En todo caso, si aún no lo dominas, sus menús de ayuda son bastante completos. Las tareas básicas que vamos a llevar a cabo para recomponer la pieza serán las siguientes: -Suprimir los blancos del principio y el final de la pieza: En cada extremo sólo debe quedar un pequeño blanco, de 0,3 segundos aproximadamente. Salvo algunas excepciones: Es el caso de conciertos en directo o suites de música clásica, que se dividen en temas, pero de hecho el sonido nunca cesa entre tema y tema. por lo cual cada archivo deberá empezar y acabar sin blancos, cortados en seco. De esta manera luego, cuando los escuchemos todo de una vez, no oiremos ningun blanco de separación, tal como sucede en el vinilo original.

De todas formas, esto lo podrías hacer más tarde, justo antes de guardar el archivo wav definitivo. La razón es que estos espacios que te han quedado al principio y al final de la pieza contienen ruidos de fondo que también existen dentro de la pieza. Si estos ruidos son muy exagerados, conviene que los conserves hasta el último momento, porque después te servirán de muestra (profile) para aplicar un filtro de reducción de ruido (Noise Reduction) a la pieza. Por lo tanto conviene que de momento conserves estos espacios de 3 ó 4 segundos (o más) que puedan quedar por delante y por detrás. Lo que si puedes hacer ahora es cortar otras cosas que te pueden haber quedado en los extremos: Por ejemplo, es posible que hayas tenido que comenzar la pieza dos o más veces, porque has tenido que ajustar el volúmen de entrada. Si has tenido que hacer este tipo de cosas mientrar garbabas el tema, ahora si es el momento de eliminar estos inicios "en falso". Si se da el caso, también ahora es el momento de recortar repeticiones originadas por rayadas del vinilo. El proceso siempre es el mismo: vamos abriendo bloques que después eliminaremos a través del menú <Edit><Delete Selection>. La operación es minuciosa: se debe empalmar la pieza de manera que no se note el corte. A tal efecto conviene utilizar una escala de zoom mediana, que te permita mostrar la totalidad del bloque a cortar dentro de la pantalla, pero no demasiado pequeña como para no dejarte ver los detalles.

Una vez ya tienes la pieza en condiciones podemos dar el segundo paso.

3.2. Filtrando ruiditos.

Los filtros de reducción de ruido (Noise Reduction) que utilitzaremos son 2 de los 4 que tiene el Cool Edit. Estos 3 botones estan en el extremo derecho de la segunda batería de botones de menú. En el menú textual los encontrarás en <Transform><Noise Reduction>Click/Pop Eliminator - Hiss Reduction - Noise Reduction. Es mejor que te acostumbres a acceder desde los botones, porque a partir de ahora los tendrás que cargar muchas veces. Para el caso que nos ocupa sólo necesitamos el "Click/Pop Eliminator" y el "Noise Reduction", pero sobre todo el primero.

Click/Pop Eliminator y el Noise Reduction

Click/Pop Eliminator

Cuando selecciones el Click/Pop Eliminator, se te abre una ventana para ajustar los parámetros. Si tienes un bloque abierto en la ventana de edición, estos parámetros se aplicaran sólo al trozo seleccionado. Así pues, antes de acceder al filtro, no debe haber ningún bloque abierto si lo que queremos es ajustar parámetros para la totalidad de la pieza, o bien sí debe haber un bloque si lo que queremos es afectar sólo a ese fragmento. Una vez ajustados los parámetros, en la misma ventana del "Click/Pop Eliminator", cuando aprietes "Ok", el Cool Edit empezará a trabajar. Cool Edit ajustará los parámetros el solito si le damos al botón "Auto Find All levels"

Es recomendable que primero apliques el filtro sobre un pequeño bloque, de 20 ó 30 segundos, por comprobar el resultado. Si te gusta como queda lo podrás aplicar después al resto de la pieza con una mayor seguridad de que lo que te va a hacer el Cool Edit te quedará bien. Cada vez que cargas el filtro para aplicarlo a un nuevo fragmento debes pulsar el "Auto Find All Levels" antes de darle al "Ok"

En caso de que la pieza tenga unas partes de instrumentación muy bien diferenciadas, como por ejemplo unos primeros compases de balada, seguidos de un fragmento enérgico, para acabar con otro fragmento de balada, lo más recomendable es proceder por bloques (en este caso serían 3 bloques) La diferencia entre cada fragmento se hará muy evidente en la representación gráfica: los más enérgicos mostrarán un dibujo muy ancho, mientras que los fragmentos de menos instrumentación los verás mucho más estrechos.

Si después de una primera sesión de filtrado aún queda un "crackle" persistente, tendremos que ejecutar una nueva sesión, ahora aplicando parámetros especiales. Para ello seleccionaremos alguno de los "Presets" que ya hay definidos. En la ventana del Click/Pop Eliminator se encuentran arriba a la derecha. De hecho tu podrías incorporar los tuyos propios para usarlos en otras ocasiones. Pero con los 3 o 4 que ya vienen deifinidos tendrás suficiente. Podemos seleccionar por ejemplo el que se llama "Constant Hiss & crackle" Al hacerlo vemos que todos los parámetros de la ventana se reajustan. Le damos al Ok y le dejamos actuar. Luego escuchamos el resultado. Si no nos convence retrocedemos (Edit>Undo) y probamos con otro preset.

Después de una, dos o tres, sesiones de filtrado con el "Click/Pop Eliminator" es probable que aún persistan algunos clicks o pops aislados que con el proceso automático no se han eliminado. Cuando esto sucede no queda más remedio que eliminarlos manualmente, aunque esto se puede hacer desde el propio filtro: Debes ir escuchando toda la pieza con una escala de zoom bastante alta. Cuando oigas un click/pop, también lo verás reflejado en la ventana de edición, tal y como se ve en esta ilustración, donde tienes un mismo fragmento de onda duplicado: los click/pops sobresalen como una punta de lanza (un pico) que destaca del resto de la onda. Aquí veis una escala de zoom muy alta, de manera que el pico ha pasado a mostrarse como un rectángulo vertical muy pronunciado. Debemos seleccionar el click/pop con un bloque (arrastrando con el mouse) pero hay que procurar que el bloque abarque el área más pequeña posible: estrictamente lo que es la punta de lanza y nada más. En el ejemplo de la izquierda, el bloque aún se podría reducir mucho más, hasta seleccionar sólo el pico. Si pulsas "play" con el click seleccionado de esta manera, oirás efectivamente sólo el click/pop, con una poco de música por delante y por detrás. Una vez verificado que tienes el click aislado abres nuevamente el filtro "Click/Pop Eliminator" y pulsas el gran botón cuadrado que está en la parte inferior de la ventana: "Fill single click now". Si este botón está inhabilitado, quiere decir que el bloque que has abierto es demasiado grande. Por eso es muy importante trabajar en una escala de zoom bastante grande, a fin de poder seleccionar el trozo de audio más pequeño posible. Cuando el bloque sea lo bastante pequeño, al volver a la ventana del "Click/Pop Eliminator" encontrarás el botón "Fill single click now" habilitado. Sólo tienes que pulsarlo y el click/pop desaparecerá en un 90% de los casos.

En la segunda parte de esta ilustración puedes ver aislado un click que sólo estaba en el canal izquierdo del estéreo (o sea, en la mitad superior) de manera que no ha sido necesario seleccionar también el canal derecho (parte inferior) Fijaos en cambio que en el primer ejemplo el click/pop seleccionado afectaba a los dos canales. Siempre que el click/pop afecte sólo a un canal es mejor seleccionar sólo ese canal, porque el Click/Pop Eliminator no hace otra cosa que castigar la onda, ...y si podemos conseguir que "castigue" un solo canal, mejor que mejor. Pues bien, esto es lo que debes ir haciendo con todos los clicks y pops persistentes que te vayas encontrando. Es un poco laborioso, pero cuando acabes te quedará un trabajillo impecable. Te recomiendo que trabajes con auriculares, porque este proceso requiere escuchar y reescuchar un pequeño fragmento de sonido muchas veces y, a parte de que los auriculares te permiten escuchar los defectos con mayor nitidez, te ahorraras de poner histérica a la gente que te pueda rodear, ...pues resulta muy molesto escuchar todo el proceso, y con uno que se machaque los tímpanos ya es suficiente. Cuando hayas acabado de filtrar clicks y pops, es posible que aún te quede algún ruido residual de fondo que el Cool Edit no puede interpretar como "Clicks&Pops", y esto puede ser especialmente molesto nuevamente en los fragmentos con poca instrumentación. Si se da este caso, ha llegado el momento de utilizar el filtro "Noise Reduction". ...Cuidadín cuidadín! porque este filtro te puede destrozar todo lo que llevas hecho hasta ahora con el "Click/Pop Eliminator". Debes manipularlo con cuidado ...Incluso me permitiría sugerirte que a partir de ahora trabajes con una copia del wav original.

Noise Reduction

Antes te he dicho que, en el momento de la grabación desde el vinilo, convenía preservar un poco del ruido que produce el disco, sin música, por delante y por detrás de la pieza musical. La razón es que ahora, estos ruidos los tomaremos como muestra (Profile) para eliminarlos de la pieza. Lo primero que haremos es abrir un bloque que abarque un fragmento de ruido. Con 2 ó 3 segundos puede ser suficiente, y es muy importante que el fragmento no contenga música: sólo ruido y nada más! Además tienes que procurar que la muestra abarque la mayor variedad posible de ruidos. Por ejemplo, en una secuencia de ruido que hace "smwak/clock/click/wmoook", asegurate de no tomar un trozo que sólo contenga "smwak/clok", porque todo lo que suene a "click/wmoook" no lo eliminará.

Con este bloque seleccionado, cargamos el filtro "Noise Reduction". Lo primero que haremos es cargarle el perfil del ruido a eliminar (la muestra, en inglés, Profile). Esto se hace desde los botones que hay en la parte superior-derecha de la ventana del filtro (mira la ilustración): Pulsa "Get profile from selection". Ahora el filtro ha adoptado como perfil la muestra de ruido que habías seleccionado con el bloque. Cuando cierres la sesión global con Cool Edit Pro, este perfil se descargará, de manera que, si lo quieres conservar para posteriores sesiones de trabajo, debes guardarlo en un archivo. Allí mismo pulsas "Save profile", le das un nombre, y cuando vuelvas a trabajar con el Cool Edit Pro lo podrás llamar con "Load profile". Si la única cosa que pretendemos es aplicar este perfil inmediatamente, no vale la pena guardarlo. De hecho es absurdo guardarlo, porqué cada vinilo genera su propio ruido, y el perfil que has obtenido de un vinilo no te servirá para otro, es posible que ni siquiera te sirva para otro tema musical del mismo vinilo que estás editando.

profile

Continuando con nuestro trabajo, una vez has cargado el perfil, debes salir del filtro sin hacer nada más ("Close") Vuelves a la ventana de edición, y ahora seleccionas con un bloque toda la pieza musical o bien sólo el fragmento afectado por el ruido, como por ejemplo un fragmento con poca instrumentación. Si el fragmento a filtrar está hacia el final de la pieza, convendría que el perfil cargado en el filtro procediera también del final de la canción. En cambio, si el fragmento corresponde al principio de la pieza, deberías haber extraído el ruido también del principio. La razón de esto es que el ruido más próximo será siempre más parecido al que se encuentra en el fondo del fragmento de música afectado.

Con el fragmento de música seleccionado, volvemos a cargar el filtro "Noise Reduction" donde verás que el perfil introducido previamente continua vigente: El ruido aparece representado en el gráfico de la parte superior-izquierda de la ventana, tal y como muestra la ilustración (si no hubiera ningún perfil cargado, este gráfico estaría vacío) Ahora es el momento de aplicar el filtro con este perfil como base de referencia: El filtro eliminará del fragmento seleccionado todas les frecuencias que se corresponden con los ruidos del perfil. Pero antes de pulsar "Ok" y empezar el filtrado debemos ajustar un parámetro importantísimo, no lo olvides:

Justo debajo de la representación gráfica del perfil hay una barra ajustable horizontal que nos sirve para calibrar el nivel de reducción de ruido que queremos aplicar. En el caso que nos ocupa este nivell debe ser muy pequeño (Low): inferior a 15. Te recomiendo que empieces con una magnitud "8", y si después ves que no ha sido suficiente puedes repetir el filtrado aumentando este parámetre poco a poco. Pero insisto, no pases de "15", porque el filtro te eliminará frecuencias útiles y la pieza te quedará hecha una pena. En todo caso, si la pifias siempre podrás utilitzar el <Edit><Undo> Una vez ajustado este parámetro, ya puedes pulsar "Ok", para aplicar el filtro.

4. Ya casi acabamos.

Es muy posible que no hayas tenido que aplicar el filtro "Noise Reduction", y que con una o dos sesiones con el "Click/Pop Eliminator" ya tengas tu archivo wav limpito y acabado. Pero tenemos que considerar los casos más graves posibles. Si has tenido que usar el "Noise Reduction" quiere decir que la pieza estaba muy castigada. En ese caso, después de haber filtrado los ruiditos, es posible que hayan emergido nuevos "cliks&pops" que antes quedaban enmascarados por los ruiditos. Si es así, es posible que ahora el "Click / Pop Eliminator" sea capaz de detectarlos automáticamente. Prueba entonces con una nueva sesión con este filtro. Si llegado este punto no has obtenido un trabajo decente vale más que lo dejes por inútil. Has perdido el tiempo tontamente y tu vinilo es irrecuperable. Es así de duro: Cómprate la edición en CD, ...no seas rata! Si eres tozudo aún podrías intentar otras técnicas menos ortodoxas, com añadir un leve efecto de reverb o distorsión, según el fragmento sea melódico o enérgico respectivamente: En ocasiones estos efectos pueden enmascarar los ruidos residuales, pero tienes que ser muy bueno ajustando los parámetros. Si has decidido meterte en ese zapateao quiere decir que dominas el programa, y por lo tanto no necesitas mi ayuda. Pero no le digas a nadie que yo recomiendo hacer estas cosas. Estas cosas son muy feas. Son un atentado contra la música y son tretas de mal perdedor. Pero bueno, si no tienes más remedio lo haces.

Convirtiendo el archivo wav a mp3.

Pero en un 80% de los casos, antes de llegar a estas situaciones terminales tu trabajo ya habrá dado frutos, y ya podrás dar por buenos tus archivos wav. Un último paso, bastante conveniente, consiste en "normalizar" el archivo wav (<Transform> <Amplitude> <Normalize>) Con este procedimiento consigues reducir cualquier pico de audio que supere un nivel máximo que tu determines, a fin de evitar distorsiones: La distorsión se produce a un invel del "100%", por lo tanto lo normalizaremos todo al 98%. de esta manera nos aseguramos el máximo flujo de volumen posible sin llegar nunca a la distorsión. Haremos esto con todos los wav de un mismo álbum. Así, luego al escucharlos todos juntos sonaran todos al mismo volumen Hecho esto, ya puedes guardar definitivamente cada archivo wav (<File> <Save>) Ahora ya sólo nos falta crear con ellos un cd-audio y también crear una copia en mp3 que además nos servirá como backup. Para crear el cd-audio necesitaremos una barbacoa y su correspondiente programa. Mi preferido es el Nero. Bueno, a parte de ser mi preferido, es el mejor. Independientemente de lo que piense yo ¿Queda claro? El Nero lleva un asistente de entrada que te permite elegir el tipo de compilación que deseas crear. Elegimos Cd-audio, que lleva un icono de una guitarra eléctrica. Una vez en la compilación no tenemos más que endosarle los archivos wav, uno detrás de otro, respetando el mismo orden que llevaban en el vinilo, y ya podemos quemar nuestro cd. Después del currito que te has pegado no estaría nada mal que te hicieras un par de copias, por si una se deteriora o la pierdes o te la roban o la policia te la confisca por pirata o se la regalas a un colega o lo que sea.

Y bien, a parte de esto, antes de borrar nuestros preciado archivos wav, que tanto trabajo nos han dado y que tanto espacio ocupan en nuestro disco duro, podemos finalmente crear unas copias en formato mp3. Si realmente te gusta como han quedado los temas y la música lo merece conviene que utilices la compresión mínima. Mi sugerencia es que utilices el encoder LAME y que comprimas a 320 kbps en modo stereo (nada de joint stereo ni tonterías de esas, stereo y punto) o bien en VBR 0 igualmente stereo.

Esto en cuanto a una copia en mp3 de calidad, para usarla como backup y que si quieres borrarla también de tu disco duro, la puedes almacenar antes en un cd de datos.

Si además quieres copias "ligeras" para esuchar en reproductor portátil, comprimir a 128 o 160 kbps será suficiente, y así ahorrarás mucho espacio. El encoder LAME, junto con un buen programa para comprimir a mp3, como es el Audiograbber, los encontrarás en http//:www.audiograbber.com-us.net Además, el Audiograbber está en español. Cool Edit tambié puede covertir de wav a mp3, pero sólo permite usar un encoder, el Fraunhofer, que tampoco está mal.

Pues nada, disfruta de tu música, ...después de tantos años sin poder escuchar tu vinilo como Dios manda: Oirás una gama de detalles insospechada, que se escondía bajo el crackle insoportable de tu vinilo!!

Valid XHTML 1.0!